TEDxValenciaWomen, o Cómo ser contraproducente – Esceptica

Valores de TEDxValenciaWomen. Hasta aquí bien.

· Anti-ciencia, Ciencia, Desahogos, Escepticismo, España, Eventos, Feminismo · 6 Comments · diciembre 3rd, 2012

TEDxValenciaWomen, o Cómo ser contraproducente

El sábado 1 de diciembre se celebró en Valencia (España) un evento TEDx. Era un evento de todo el día, y se llamaba TEDxValenciaWomen. Es decir: que era un evento de charlas con el formato, logo y nombre de TED.com (que suele portarse bien en lo de difundir la ciencia), se celebraba en Valencia (claro), y estaba hecho (mayoritariamente) por mujeres.

Dado que yo soy de Valencia, que soy mujer, y que participo en Escéptica, un blog hecho (mayoritariamente) por mujeres, y que me gusta la ciencia en general y TED en particular, salté encantada en mi silla y me apresuré a pinchar en el enlace a la web del evento.

Y se me pasó toda la alegría de golpe.

¿Seguro?

Tenéis que mirar mejor las ideas que difundís…

Empecemos diciendo que soy fan de las charlas TED: son bocaditos muy entretenidos de muchos temas distintos donde se presentan ideas curiosas, emocionantes, interesantes, atrevidas o todo a la vez. Me atrajo el formato de charlas breves, el tremendo potencial de difusión, el esfuerzo por subtitularlas a muchos idiomas, la clara intención que mostraban de hacer divulgación científica rigurosa y entretretenida.

Poco a poco TED se fue diversificando, tocando en sus charlas temas más sociales, políticos o personales. Pero en general mantenía bien el espíritu de las charlas, que según sus reglas es:

Speakers must be able to confirm the claims presented in every talk — TED and TEDx are exceptional stages for showcasing advances in science, and we can only stay that way if the claims presented in our talks can stand up to scrutiny from the scientific community.

Que traducido sería:

Los ponentes deben ser capaces de verificar las afirmaciones presentadas en todas las charlas. TED y TEDx son plataformas excepcionales para mostrar los avances en ciencia, y sólo podemos seguir así si las afirmaciones presentadas en nuestras charlas pueden resistir el escrutinio de la comunidad científica.

Y ahora que os he puesto en antecedentes, sigamos. Nos habíamos quedado conmigo pinchando en el enlace de TEDxValenciaWomen, esperando encontrar algo como esto, y encontrándome esto:

Ama, también significa MADRE y AMOR. Amor entendido como energía que expande, empodera, libera. Es unión, alegría, empatía, escucha, colaboración, cuidado, etc. hacia unx mismx (interior) y hacia lxs otrxs, las situaciones, el mundo (exterior).”Ama-gi”, una luna, un Retorno a la Madre

PORQUE…

La Libertad, volver a lo que somos, potencia la Felicidad
La Felicidad genera creatividad, salud, alegría, goce, bienestar, abundancia…
La Felicidad es innovación

AMA-GI

La página de la organización me informó amablemente de que ama-gi es un palabro sumerio que significa literalmente “Retorno a la Madre”, el subtítulo de TEDxValenciaWomen, y también “Libertad”. Y aquí la cosa ya empezaba a tener un tufillo menos científico y más novaerense.  Podría pasarme esta entrada desmenuzando el breve texto que os he copiado, por no hablar de la misión del evento o de las actividades paralelas (atentos a las de los niños, ¡salen los Cuatro Elementos!). Pero bueno, no nos precipitemos: vamos a ver algunos de los ponentes. Perdón, lxs ponentxs. Junto a gente con CVs realmente estupendos como Margarita Albors (cuya charla fue lo mejor que vi en toda la jornada), José-Félix Lozano Aguilar, o Pilar Mateo (que no pudo estar, pena), teníamos a gente que ponía en su biografía cosas como:

“Especialista en Movimientos de Energía para la Sanación a la Tierra a través de Ceremonias, en armonización de lugares y ambientes individuales y colectivos, y en Flores de Bach. Es renacedora, terapeuta y formadora en Rebirthing.” (Aura Küpper)

“Profesional que sintetiza lo espiritual y las terapias complementarias holísticas con la ciencia en su trabajo con personas y organizaciones como formador y en su consulta clínica.” (José Rius)

“Precursor y facilitador de la “plasmática” como método de autodescubrimiento de la capacidad sanadora de cada individuo.” (Sergi Torres)

“Master en Psicología Clínica y Terapias Naturales. Experta en Técnicas Bio-Energéticas y Holísticas, Psico-Aromaterapia Egipcia y Transpersonal y Homeoterapia.” (Adoración Ferreres)

El día de la jornada yo trabajaba, pero en cuanto pude esa tarde conecté el streaming (que me iba bastante mal) a la vez que lo seguía por Twitter en el hashtag #TEDxVlcWomen.

No puedo hablar de las sesiones de la mañana hasta que no estén disponibles los vídeos, si lo están. Pero lo que vi por la tarde confirmó totalmente mis temores. Algunas charlas eran buenas o como mínimo interesantes: la de Margarita Albors, por ejemplo, o la de Marta Williams (el coaching no es lo mío pero habló muy bien y conectó claramente con la audiencia). Otras charlas fueron más aparentemente científicas pero tenían ciertas carencias, como la de Mª Dolores Raigón, que explicó algunas cosas de la agricultura ecológica pero dejó otras sin explicar; y eso está bien, es parte de lo que hace que TED te active la neurona.

Pero el resto estaba inmerso en una matriz general de buenrollismo novaerense y espiritualidad pseudocientífica con el AMOR y la MADRE y la ENERGÍA y mucha cosa holística y mucho mantra que suena profundo hasta que te paras a pensar durante medio minuto, y te lo fío largo. Por ejemplo, conclusión estremecedora de la jornada:

Cambia tu mente, cambia tu destino y solo así podrás cambiar el mundo #ama_gi #TEDxVLCWomen

— TEDxValenciaWomen (@TEDxVlcWomen) diciembre 1, 2012

La ciencia brillaba totalmente por su ausencia. La pseudociencia no. Las presentaciones con alguna imagen del cerebro eran para hablar del hemisfero masculino y el femenino y de la integración del uno (o algo así), y el resto eran fotos de hierba cubierta de rocío, rostros de niños sonrientes (“tenemos que ser más como los niños”, decía alguien, que claramente ni recuerda su infancia ni tampoco va a salvar el mundo), e imágenes de diosas madres varias. Mucha llamada a dejarse llevar por los sentimientos y la intuición, mucha propuesta de cambiar el mundo y de ser feliz a base de no se sabe muy bien qué.

El espectáculo del sábado pasado en TEDxValenciaWomen fue, en suma, dañino.

Para Valencia, porque se ha desperdiciado una estupenda oportunidad de tener en Valencia un evento orientado a enriquecer el mundo intelectual de su gente.

Para las mujeres, porque en un mundo en el que sigue existiendo, y con fuerza, el tópico de que la mujer es más crédula y menos racional que el hombre, no ayuda nada tener un día entero dedicado a charlas crédulas e irracionales dadas sobre todo por mujeres.

Para TED, porque ya lleva algún tiempo embarcándose en una línea bastante más permisiva con ideas poco ancladas en la realidad, y atrayendo fuertes críticas por ello. Este evento no le va a ayudar en ese aspecto: la mayoría de críticas que he visto, al menos por twitter y en algunos blogs, han sido negativas.

Para la ciencia, cuya comprensión por el público en general (que considero importantísima en la sociedad actual) sufre continuamente por el continuo auge de las pseudociencias y por la falta de iniciativas realmente comprometidas con una divulgación científica de calidad. Creía que TED podría ser una de ellas pero estoy viendo que me equivocaba.

Francamente, merecemos algo mejor. Así que, pasado (más o menos) el susto, el domingo envié un mensaje a TED. El original está en inglés y se puede encontrar aquí. Os copio una traducción:

El evento TEDxWomen que se celebró ayer en Valencia (España), que puede encontrarse en http://www.tedxvalenciawomen.com o seguirse en Twitter con los hashtags #TEDxVlcWomen o #TEDxValenciaWomen, fue una gran decepción y es perjudicial para la imagen y reputación de TED. El evento hizo caso omiso a esta parte de las reglas de TED:

“Los ponentes deben ser capaces de verificar las afirmaciones presentadas en todas las charlas. TED y TEDx son plataformas excepcionales para mostrar los avances en ciencia, y sólo podemos seguir así si las afirmaciones presentadas en nuestras charlas pueden resistir el escrutinio de la comunidad científica”

Seguí la mayor parte de la sesión de la tarde de TEDxValenciaWomen por streaming. Aunque algunos de los ponentes dieron charlas interesantes, intrigantes e intelectualmente sólidas, la mayor parte del evento (incluyendo las actividades paralelas) fue una patética mezcla de pseudociencias y espiritualidad superficial y pseudofeminista, con muchas menciones a “La Madre” y abundancia de afirmaciones no probadas sobre la capacidad curativa del AMOR, la geometría sagrada, diosas, y en general sentimentalismo facilón, psicología poco sólida, y neurociencia menos sólida aún. Las biografías de los ponentes estaban repletas de sanaciones holísticas, Reiki, expertas en “Técnicas Bio-Energéticas y Holísticas”, “Psico-Aromaterapia Egipcia”, “Rebirthing”, “plasmática”… Ya se hacen idea.

Soy de Valencia, soy mujer, y tengo formación científica y un profundo amor por la ciencia. Las charlas TED han sido siempre para mí una manera estupenda de encontrar temas fascinantes, interesantes e intrigantes de los que aprender, todos ellos sólidamente basados en hechos. Las usaba como un muy bienvenido contrapunto a la marea de eventos mágicos, místicos y pseudocientíficos que parecen estar por todas partes últimamente.

Esperaba que en TEDxValenciaWomen podría escuchar a gente hablando sobre ciencia bien hecha y temas sociales de interés. Esperaba poder aprender de feminismo sin tanta tontería de la “diosa madre”. Esperaba poder aprender sobre neurobiología sin que nadie insultara mi inteligencia con una charla en la que se me habla del hemisferio izquierdo “masculino” y el derecho “femenino”. Esperaba poder aprender más sobre injusticias sociales sin alguien sugiriendo que debemos limitarnos a abrir nuestros corazones al poder sanador del AMOR para que todos nuestros problemas desaparezcan.

Esperaba, en suma, un evento TED, anclado en la realidad. Lo que vi fue una burla, burdamente hilvanada por las ganas de que la realidad sea como ellos desean, por ideas a medio cocer que dañan, en este orden, a TED, a Valencia, a las mujeres, a la ciencia, y al sentido común.

Tenía que decirles esto con la esperanza de que se puedan prevenir eventos así de vergonzantes en el futuro. No hacen justicia al logo de TED ni a un concepto por el que siento un gran cariño.

Aparte de mí, @puratura ha publicado la carta que les ha enviado, y que  (ha sido más lista que yo) podéis enviar vosotros poniendo vuestro nombre y enviándola aquí. Una muestra: “Women can be as rational, logical and intelligent as men, and we deserve interesting speakers that actually talk about “science, technology and enterprising spirit”, not just magicians that walk on stage.”

Y @verdewek ha enviado otra carta: “The image of TED as a science-related venue is suffering by these links to religion and pseudoscience. I have stopped trusting these local events as providers of top quality content, which is a big disappointment.”

Corolario:
Mientras escribía esta entrada me he encontrado (vía @adiplotti) con este tweet que la organización de TEDxValenciaWomen ha publicado:

Tendremos en cuenta todas vuestras opiniones con la intención de mejorar #tedxvlcwomen

— TEDxValenciaWomen (@TEDxVlcWomen) diciembre 2, 2012

Se agradece la intención. Ya veremos.