Patent trolls want $1,000—for using scanners | Ars Technica

Aurich Lawson / Thinkstock

When Steven Vicinanza got a letter in the mail earlier this year informing him that he needed to pay $1,000 per employee for a license to some “distributed computer architecture” patents, he didn’t quite believe it at first. The letter seemed to be saying anyone using a modern office scanner to scan documents to e-mail would have to pay—which is to say, just about any business, period.

If he’d paid up, the IT services provider that Vicinanza founded, BlueWave Computing, would have owed $130,000.

The letters, he soon found out, were indeed real and quite serious—he wasn’t the only person getting them. BlueWave works mostly with small and mid-sized businesses in the Atlanta area, and before long, several of his own customers were contacting him about letters they had received from the same mysterious entity: “Project Paperless LLC.”

“I was just mad.”

Vicinanza soon got in touch with the attorney representing Project Paperless: Steven Hill, a partner at Hill, Kertscher & Wharton, an Atlanta law firm.

“[Hill] was very cordial and very nice,” he told Ars. “He said, if you hook up a scanner and e-mail a PDF document—we have a patent that covers that as a process.”

It didn’t seem credible that Hill was demanding money for just using basic office equipment exactly the way it was intended to be used. So Vicinanza clarified:

“So you’re claiming anyone on a network with a scanner owes you a license?” asked Vicinanza. “He said, ‘Yes, that’s correct.’ And at that point, I just lost it.”

Vicinanza made the unusual choice to fight back against Hill and “Project Paperless”—and actually ended up with a pretty resounding victory. But the Project Paperless patents haven’t gone away. Instead, they’ve been passed on to a network of at least eight different shell companies with six-letter names like AdzPro, GosNel, and FasLan. Those entities are now sending out hundreds, if not thousands, of copies of the same demand letter to small businesses from New Hampshire to Minnesota. (For simplicity, I’ll just refer to one of those entities, AdzPro.)

Ars has acquired several copies of the AdzPro demand letter; the only variations are the six-letter name of the shell company and the royalty demands, which range from $900 to $1,200 per employee. One such letter, in which AllLed demands $900 per worker, is published below. The name of the target company has been redacted. Sources that provided the letters are concerned that speaking on the record about their case could result in additional attention or threats from the patent owners.
Led Letter.final.redacted

Vicinanza’s experience puts him at the heart of a type of “patent trolling” that has taken off in the past year. The Project Paperless via AdzPro letter-writing campaign is a kind of lowest-common-denominator patent demand. Patent-licensing companies are going after the users of everyday technology rather than their traditional targets, the tech companies that actually make technology. This year, more than ever, trolls have moved beyond tech in a big way.

Smaller and smaller companies are being targeted. In a paper on “Startups and Patent Trolls,” Prof. Colleen Chien of Santa Clara University found that 55 percent of defendants to patent troll suits are small, with less than $10 million in annual revenue. Even in the tech sector, a full 40 percent of the time, respondents to patent threats are being sued over technology that they use (like scanners or Wi-Fi) rather than their own technology.

Project Paperless and its progeny don’t have any interest in going after the Canons and the Xeroxes of the world. After all, they have patent lawyers on payroll already and are in a far better position to push back. Rather, Hill wanted to collect royalties from BlueWave and its customers.

Project Paperless’ spawn—AdzPro, AllLed, GosNel, and the others listed above—exemplify the new strategy. They send out vast quantities of letters, mainly to businesses that never could have imagined they’d be involved in any kind of patent dispute. They send them from anonymous and ever-changing shell companies. And at the end of the day, they either file only a few lawsuits—as Project Paperless did—or none at all, which has been the AdzPro strategy thus far.

“Going after the end users may ultimately be more lucrative for them,” said one patent litigator at a technology company that’s closely monitoring the AdzPro situation. “If they extract a small amount from each possible end user, the total amount might well end up being a much larger sum than they could ever get from the manufacturers. The ultimate pot of gold could end up being much bigger.”

“Atlanta’s Best Workplaces” become a lot less fun

Steve Vicinanza.

As a services provider to other businesses—who often sold scanners as part of his package—Vicinanza was well-positioned to get some sense of the scope of the Project Paperless campaign. He personally had conversations with about a dozen recipients of the letters and he suspects that about 50 to 100 companies in the Atlanta area received a letter. Another batch was sent out in Virginia.

Vicinanza noticed a few of his customers who had been threatened had been on the “Atlanta’s Best Workplaces” list published annually by the Atlanta Journal-Constitution. The “best workplaces” list included the number of employees each business had, which would have been useful to Project Paperless lawyers in calculating their demands. These were always on a per-employee basis.

Working backward off the “best workplaces” list, Vicinanza was able to get in touch with several other Project Paperless targets, suggesting that Project Paperless lawyers were indeed targeting companies based on the list.

Reactions to the letters varied. “Without question, some people were livid,” said Vicinanza. “Some of the smaller ones were scared out of their wits, in addition to being livid.”

Some were ready to fight back, while others had no intention of doing so. One mid-sized Atlanta business in the process of being acquired by a major Silicon Valley tech company paid the Project Paperless demand, no questions asked. Some companies just ignored the letters; others talked to an attorney. It isn’t clear the companies that did speak to their lawyers about the situation actually fared better.

“The patent attorneys typically have a whole different set of objectives,” said Vicinanza. “Now they’re in settlement mode. If the company does end up getting sued and the lawyer said ‘ignore them,’ a company could find themselves paying treble damages. Even my attorneys told me, settle it, you’re crazy to fight.”

But that wasn’t Vicinanza’s style. “I’m an IT guy, so I read the patent—and I was just appalled that this could even be called a patent.”

Project Paperless has four patents and one patent application it asserts, all linked to an inventor named Laurence C. Klein. “It was a lot of what I’d call gobbledygook,” said Vicinanza. “Just jargon and terms strung together—it’s really literally nonsensical.”

Readers wishing to judge for themselves can take a look at the asserted patents, numbers 6,185,590, 6,771,381, 7,477,410 and 7,986,426. AdzPro also notes it has an additional patent application filed in July 2011 that hasn’t yet resulted in a patent. The patents may have been useless from a technologist’s perspective, but fighting them off in court would be no small matter.

“My lawyer said, even if you win, this case will cost a million dollars. I said, I don’t think it will—but I’d rather pay a million than pay these guys $200,000.”

In 15 years of being in business, BlueWave had never been involved in a lawsuit of any kind. “This sort of thing is detrimental to the whole industry,” said Vicinanza. “If everybody just rolls over, that just encourages them [patent trolls] to keep going.”

In March, the ball dropped and Project Paperless’ threats against BlueWave turned into an actual lawsuit. As he promised, Vicinanza didn’t settle. Instead, he spent $5,000 on a prior art search and sent the results to the Project Paperless lawyers. He also hired a new lawyer, Ann Fort, who filed a third-party complaint against four of the companies that actually made the scanners—Xerox, Canon, Hewlett-Packard, and Brother. That could have compelled the manufacturers to get involved in the case.

In the end, Hill and his fellow lawyers at his small Atlanta firm, Hill, Kertscher and Wharton, didn’t have a lot of fight in them. Two weeks after he filed the third-party complaint, Project Paperless dropped its lawsuit. No settlement, no deal—they just went away. (As a result, the scanner makers never actually came to court.)

When Project Paperless dropped its suit, that was the end for Vicinanza and Blue Wave. But Vicinanza was proud of standing up. He put out a press release describing his saga as a “small victory in the war against patent abuse.”

BlueWave’s win was hardly the end of the Project Paperless patents, however. Today, those patents are at the heart of an even more expansive campaign to get cash out of America’s small businesses for using everyday office equipment.

Steven Hill declined to comment on Project Paperless, saying only that his firm declined to discuss what was a “client matter.” Hill also refused to comment on the new entities sending out AdzPro letters today, or any links he and his partners have to those companies.

“Si queremos, la crisis se acaba ahora”

No es ningún iluso, pero Leopoldo Abadía prefiere encarar los tiempos en que vivimos con optimismo. El mismo autor que hace cuatro años triunfó explicando de manera sencilla y con sentido común los motivos que desencadenaron esta crisis en el superventas La Crisis Ninja, ahora asegura que el declive económico que se ha saldado con la pérdida de miles de puestos de trabajo en España podría llegar pronto a su fin. “He empezado a ver, en la lejanía, esa luz al final del túnel. Y, como dije en algún artículo, esa luz no es un tren que viene de cara”, matiza en el libro El economista esperanzado. Manual de urgencia para salir de la crisis, gracias al cual ha sido galardonado con el XXIV Premio Espasa. Para Abadía, profesor del Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE) durante 31 años, la receta para empezar a crecer y a crear empleo parte de lo que llama “una revolución civil”, “la globalización de la decencia” y la materialización de “los Estados Unidos de Europa”.

– Usted explicó cuatro años atrás el origen de la actual situación económica en que nos encontramos, ¿ya ve luz a final del túnel?
– Lo que digo es que han pasado cincuenta años desde la creación del mercado común europeo y que estamos acercándonos al final de este largo proceso. Creo que vamos a más Europa, es decir, que de aquí a unos años cuando nos pregunten de dónde somos diremos: “Soy europeo de Francia, o de España…”, lo que tiene sus ventajas e inconvenientes.

– ¿Y en qué se basa para llegar a esa conclusión?
– En estos momentos la unión monetaria ya existe, ¡y es que hasta pensamos en euros! Por lo que respecta a la unión fiscal, en estos momentos los presupuestos nos los aprueban en Bruselas; ahora estamos yendo hacia la unión bancaria, que avanza a trancas y barrancas porque los bancos están mal. En este sentido se está hablando de la creación del supervisor bancario único, de un fondo único de garantía de depósitos en Europa. También vamos hacia una unión política.

– ¿Por qué hay tantas reticencias a los eurobonos en la Unión Europa?
– Ahora cuando España pide dinero prestado, avala España, lo mismo ocurre cuando pide dinero prestado Alemania, pero como de ellos se fían más que de nosotros, a nosotros nos exigen un 4% más de interés, que es la prima de riesgo. En cambio, si hubieran eurobonos, cuando España pidiera dinero prestado, avalaría Europa, con lo cual lógicamente nos saldría más barato.

– Pero…
– A Angela Merkel no le gusta porque a Alemania le saldría más caro. Por eso entiendo que los países “buenos” exijan que nos portemos bien si queremos eurobonos, y eso quiere decir reducir el déficit, lo cual comporta ajustes, como la subida de impuestos y la bajada de salarios. Por este motivo la gente piensa que Europa la está perjudicando.

– Pero los recortes parece que no están mejorando tampoco la situación económica.
– Es que aún falta la mitad de la receta. En España no hay más que un problema, que son los 5,7 millones de parados que hay, según la Encuesta de Población Activa (EPA). Estoy plenamente convencido de que el empleo sólo lo crean las empresas, por eso todo lo que se haga para ayudarlas es poco. Cuando hablan de una reforma, ya sea laboral o fiscal, digo: “Si ayuda a crear empleo, me parece maravilloso; y si no ayuda, me parece una pérdida de tiempo”.

– El problema es que ayude a destruirlo.
– La reforma laboral me parece que es secundaria, ya que la importante es la financiera porque los bancos algún día tienen que volver a empezar a hacer de bancos (…) Los bancos se han dedicado a hacer locuras, vendiendo unos productos que no entendía nadie – ni ellos- y queriendo hacer negocio en el sector inmobiliario. ¿Y ahora qué pasa? Pues que no tienen dinero para prestarnos cuando vamos a pedir 3.000 euros porque dicen que “tienen que asumir riesgos”.

– Y, según usted, ¿cómo podría volver a circular el crédito para las empresas?
– En una conferencia que di en un banco dije que se tenían que cerrar todas las oficinas bancarias, echar a toda la gente a la calle y contratar a un señor. Y en un despacho cutre, el más barato que encontraran, con una silla, una mesa, un teléfono y un ordenador, que llegara a las diez de la mañana, llamara a Frankfurt y dijera: “Mandarme 10.000 millones de euros al 0,75% de interés”. A continuación, bajara a desayunar, leyera el periódico tranquilamente, subiera una hora más tarde, mirara en el ordenador para ver si han abonado la cantidad, llamara a Madrid y dijera: “Os mando 10.000 millones”. Sólo con esa operación se hubiera ganado del 0,75% al 6% de interés, la prima de riesgo.

– Usted quiere ganarse a pulso la antipatía de los empleados de banca.
– En una reunión que estuve en un banco dije “que habría que echar a todos” y no les hizo ninguna gracia (ríe). Quiero decir, llevando las cosas a un extremo, si estos señores no hacen de banco, para qué quieren ese dinero. El Banco Central Europeo, como he dicho, presta el dinero al 0,75% a los bancos.

– Que, a su vez, lo prestan al Estado español al precio de la prima de riesgo.
– Claro, y cuanto más suba la prima de riesgo, mejor. Pero hay una cosa peor todavía: que el Banco Central Europeo pone a disposición de la banca una hucha que se llama “facilidad de depósito”, en la que antes se remuneraba depósitos a menos del 0,75% de interés y los bancos preferían perder dinero que sacarlo de allí. Pero Mario Draghi, en vez de fabricar más dinero, lo que ha hecho es remunerar ese dinero al 0% de interés, pero aún así los bancos prefieren tenerlo guardado ahí.

– ¿Y cuánto dinero puede haber en ese depósito?
– Hasta hace muy poco en esa hucha había 800.000 millones de euros, ¡imagínese que ese dinero se inyectara a los negocios! Por eso digo que si queremos, la crisis se acaba ahora.

– ¿Y qué opina de los recortes impuestos desde la Troika?
– Me parece que la austeridad es buena. Una familia que ingresa 100 y gasta 700 va mal. El año pasado en España hubo un déficit de 91.344 millones de euros.

– ¿En España se vivió por encima de las posibilidades económicas?
– Claro. Hay amigos míos que me lo niegan, pero les digo “también has vivido por encima de tus posibilidades porque, por ejemplo, has cogido un AVE que no tendría que haberse construido porque no era rentable o has cogido una línea aérea que la Generalitat intentó salvar inyectando 538 millones de euros aún a sabiendas que no había solución”.

– ¿La culpa de la crisis se tiene que repartir a partes entre la ciudadanía?
– No, el cien por cien de la responsabilidad es de las entidades financieras y también de los políticos. Y, luego, nosotros hemos tenido culpa, pero no. Si a mí me dicen en un banco le ofrezco una hipoteca de 100 millones por una casa valorada en 70 millones, pues yo me lo creo y honradamente creo que podré devolverlo.

– ¿Usted también ha estirado más el brazo que la manga?
– Hace 30 años me llamó un día un banco para ofrecerme una tarjeta VISA Oro y fui al banco y me la dieron en una cartera de piel con un límite de millón y medio de pesetas. Como tengo tantos hijos –12- , iba gastando, gastando, gastando, hasta que un día no podía pagar el recibo mensual y, al tercer mes de la demora, me quedé sin tarjeta de crédito. Gracias a Dios me permitieron seguir pagando a plazos, pero tuve que aplicar la austeridad, que significa gastar con la cabeza.

– Pero la austeridad favorece poco al consumo.
– La regla es perfecta si la combinamos con el crecimiento que tiene que producirse porque los bancos empiezan a hacer de blancos.

– Esto es poco popular.
– Ya lo sé. Y voy a decir algo todavía menos popular: hay que canonizar a la señora Merkel en vida (ríe). Estamos hablando siempre de austeridad contra crecimiento y no es verdad, es “austeridad y crecimiento”. Y ahí está todo, no hay más, y por eso estoy optimista porque igual algún día esto va a empezar a funcionar.

– ¿Entiende la indignación creciente de los ciudadanos hacia los recortes, la ley hipotecaria y la corrupción?
– Creo que en esta crisis lo menos importante es lo económico, es una crisis de falta de decencia. Aquí hay sinvergüenzas de cárcel a punta pala en lo financiero, político y en lo social, aunque no haya ninguno en la cárcel. El sinvergüenza hace dos daños: uno, el directo, y otro, que es el peor, es que desmoraliza a la gente, que llega a pensar que para triunfar hay que ser sinvergüenza, lo que rebaja el nivel moral de un país.

– Y nos empuja a la mediocridad.
– A no comprometerte a nada, a falsear, y esta es la crisis más difícil de arreglar. Por eso digo en el libro que hace falta una globalización de la decencia. Al final, si en un pueblo hay muchos indecentes, se dice que “el pueblo es indecente” y no es así: cada uno de los ciudadanos del pueblo es indecente.

– Usted también aboga por una revolución civil.
– Que consiste en mirarnos al espejo y decir: “yo soy indecente y tendré que cambiar”. Y eso es muy gordo, muy largo y muy difícil de conseguir, y hay que repetirlo mil veces para que la gente se entere de que tal como vamos no se puede salir adelante. Cualquier problema técnico se arregla con soluciones técnicas, pero si el que impone la austeridad es un sinvergüenza, saldrá mal.

– Parece lógico.
– Cuando me dicen “hay que cambiar de sistema”, pregunto: “¿Me garantizas que en el próximo no habrá ni un sólo sinvergüenza?” Pues si no me lo garantizan, cambiemos para perder el tiempo.

– Usted defiende la creación de “unos Estados Unidos de Europa”, pero estamos inmersos en una crisis del euro, en que cada vez hay más detractores de la moneda única…
– España debe unos 900 mil millones de euros, y aunque nos vayamos del euro tendremos que pagarlo, ¿en qué?, ¿en pesetas? Multiplícalo. Creo que el proceso europeo es irreversible.

– ¿Y qué ocurriría si se decidiera no devolver la deuda?
– Suspensión de pagos, con lo cual al día siguiente cuando necesitases 100 euros, no te los prestaría nadie. Volveríamos a la autarquía. Habríamos inventado Franco, para eso no sé si valía la pena tanto lío (ríe). Hombre, quizá tendríamos que ir a China y decirles: “Si nos traéis un millón de turistas, os haremos un buen precio, y si son dos millones, mejor aún”…Suponiendo que otro país no les hiciera una oferta mejor.

– En el libro dice que “la economía se ha convertido, probablemente, en el arma más prodigiosa creada por el ser humano”. Explíquese.
– Lo que digo es que la economía, que era un arma muy fuerte, con la globalización se ha vuelto un arma terrible. A veces me preguntan: “¿Esta crisis es peor que la del 29’?”, y yo contesto: “¿Cuánta gente de San Quirico o de otro pueblo español tenía acciones de la bolsa de Nueva York? Nadie, ¿y cuántos tienen hipoteca hoy? Todos”. Pues es peor esta crisis porque de repente la economía se ha mezclado y nos pegan bofetadas por todas partes sin saber de dónde nos vienen.

– O sea, ¿la globalización nos ha hecho más vulnerables?
– Nos ha hecho distintos, es decir, que nos tiene que hacer más inteligentes para saber de dónde pueden venir las bofetadas. También es cierto que ahora a Nueva York va cualquiera y antes sólo iban los ricos, también puedes buscar empleo por todo el mundo entrando en Internet.

– ¿Pero muchos jóvenes bien formados están emigrando?
– Eso no es emigrar. Vivimos en una aldea global, término inventado por Marshall McLuhan, y ahora nuestros barrios se llaman Shangai y Washington. Por eso el que va a trabajar a Indonesia ya no emigra, sino que se marcha a otro barrio. Igual que cuando vine de Zaragoza a vivir a Barcelona hace muchos años, me fui a otro sitio dentro de mi nación. La diferencia es que ahora ya no somos de pueblo.

– ¿Cuándo prevé que empiece la recuperación económica?
– Este mismo diciembre si conseguimos que esos 800.000 millones de euros de los bancos europeos salgan mañana a la calle. Además, otra cosa que ayudaría es que España elaborara para el 30 de junio de 2013 un presupuesto base “0” de todas las administraciones públicas, que no se hiciera en base al anterior presupuesto, sino en hacer un cálculo de cuánta gente hace falta para tirar adelante, por ejemplo, una autonomía como La Rioja. Tenemos 10.000 empresas públicas, igual sobraría la mitad de la gente.

– Pero también de esa forma aumentaría la tasa de desempleo.
– Sí, pero prefiero pagarles el paro dos años que pagar un sueldo “falso” toda la vida.

Recuperan un vaso “excepcional” del siglo II a.C. en un anticuario

Recuperan un vaso “excepcional” del siglo II a.C. en un anticuario

Pertenece a la cultura ibérica y luce una decoración de una escena de caza de un jabalí

Vida | 02/01/2013 – 14:58h

Recuperan un vaso

Imagen del vaso perteneciente a la cultura ibérica hallado en un anticuario de Alicante Efe

Alicante. (Efe).- Una actuación de la Guardia Civil en una tienda de antigüedades de El Campello (Alicante) ha permitido recuperar un vaso de cerámica del siglo II a.C., “una pieza excepcional de la cultura ibérica“, según ha afirmado este miércoles el técnico del servicio de patrimonio cultural valenciano José Luis Simón.

Este vaso, que luce una decoración de una escena de caza de un jabalí, ha sido presentado en una rueda de prensa ofrecida en la comandancia de la Guardia Civil de Alicante, a la que ha asistido su máximo responsable, el coronel Antonio Roberto Lázaro, y el subdelegado del Gobierno en esta provincia, Alberto Martínez.

El vaso pertenece a la cultura ibérica alicantina, concretamente a la de la Contestania, y luce una decoración que representa una “suidomaquia”, la escena de la caza de un jabalí.

Según Simón García, presente también en el acto, “estamos ante una pieza excepcional de la cultura ibérica”, fechada en el siglo II a.C., y posiblemente fue elaborado “por encargo de un noble” y utilizado como urna funeraria. “Es posible que en su interior hubiese armas u otros objetos de gran valor que, lamentablemente, no podremos recuperar”, ha añadido.

La pieza presenta un estado de conservación “excepcional” ya que está prácticamente entero. El técnico de patrimonio también se ha referido a la escena de caza que decora la vasija, la cual ha descrito como “un ritual del paso de la adolescencia a la vida adulta”, un episodio importante para los “jóvenes aristócratas iberos”.

Asimismo, ha señalado que este vaso sería “gemelo” al conocido como “Vaso de los Guerreros de Alcoy”, y ambos serían atribuibles a un mismo taller, el del llamado pintor de La Serreta.

El vaso se encontraba en una tienda de antigüedades de El Campello, al parecer procedente del expolio de un yacimiento de la provincia, y fue detectado por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) y una inspectora del Servicio Oficial de Inspección, Vigilancia y Regulación de las Exportaciones (SOIVRE).

El propietario del establecimiento ha sido imputado por presuntos delitos de receptación y contra el patrimonio histórico por no haber certificado la titularidad de la pieza.